IPHONE 6: LLEGA EL “DYEGATE”

 IPHONE 6: LLEGA EL “DYEGATE”

Algunos usuarios se quejan de que el teléfono se tiñe con los vaqueros

Nueva palabra para definir un nuevo, y supuesto, problema del iPhone 6. El “Dyegate“, que por su traducción inglesa podría ser el “Tiñegate” en español. Hace unos días han empezado a mostrarse en Internet diferentes fotos en las que los usuarios de sus flamantes iPhone 6 y iPhone 6 Plus vuelven a tener problemas con los dispositivos cuando los sacan del bolsillo de su pantalón.

En esta ocasión no tiene nada que ver con la integridad del dispositivo, como pasaba con el “Bendgate”, pero es probable que la Red pronto se llene de vídeos de gente mostrando lo “fácil” (o no) que se mancha el iPhone 6 al igual que acabarón con cientos de smartphones de Apple doblándolos.

El caso concreto es que parece que las gruesas líneas blancas o grises que adornan la carcasa trasera del terminal, bajo las que se encuentran algunas antenas del dispositivo, son bastante delicadas al roce con los pantalones vaqueros. Esto hace que del uso y de llevarlo en los bolsillos se empiecen a teñir de color azul y, por lo tanto, pierdan rápidamente ese atractivo que tiene la estética del dispositivo.

Los usuarios, por su parte, indican que se han puesto en contacto con Apple para hacerles saber del problema, y la única respuesta que se ha obtenido es que “limpien con cuidado y con productos comunes el dispositivo”. Y lo cierto es que existe cierta controversia de si la culpa la tiene en esta ocasión Apple o los fabricantes de vaqueros pero, a pesar de todo, lo que no se puede evitar es el enfado de los usuarios ya que han invertido, los que menos, unos 700 euros en un producto que, aparentemente, se desgasta rápidamente.

Sea como fuera, se avecina una nueva marea de críticas y polémica a cuenta del nuevo “Dyegate”, la pregunta es si hará correr tantos ríos de tinta como el bendgate y, en qué momento como pasó con los fabricantes de carcasas ultrarresitentes para el iPhone 6 Plus, llegará el avispado que ofrecerá su producto milagroso para acabar con este problema aprovechando que el río baja revuelto.

 

Fuente: Cinco Días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.