El iPhone 7 no necesitará tarjeta SIM

El iPhone 7 no tendrá tarjeta SIM

El iPhone 7 vendrá cargado de novedades y, entre ellas, parece que una posibilidad es la de dejar atrás la tarjeta SIM. Sí, esa que metemos en nuestro teléfono y que incorpora un chip que permite la identificación y autenticación de nuestra línea en todo el mundo. Esa que ha ido evolucionando a lo largo de los últimos 25 años, siendo al principio similar en tamaño a una tarjeta de crédito, la llamada SIM Full Size; pasando luego a un tamaño mucho menor con la llamada Mini SIM, que ya usaban el iPhone original, el 3G y el 3GS, y reduciendo algo más sus dimensiones con la Micro SIM que llevaban el iPhone 4 y el 4S para, por último, aparecer todavía más pequeña, la Nano SIM, que utiliza desde el iPhone 5 hasta el último lanzado por Apple, el iPhone 6S Plus.

Evolución de la Tarjeta SIM

Pues bien, el tamaño es importante para Apple y unos milímetros que ahorren pueden servirles para crear dispositivos cada vez más finos, así que esta vez le ha tocado a la tarjeta SIM, tal y como la conocemos hoy en día, que dejará de usarse con el iPhone 7. En su lugar le sucederá la eSIM, una tarjeta virtual que sustituye a la física por un chip integrado en el dispositivo. Pero lo mejor de esta noticia es que no sólo podrá integrarse en el iPhone, sino también otro tipo de dispositivos como iwatch, weareables, ordenadores e, incluso, coches. La eSIM puede ser una verdadera revolución, ya que permitiría que se conectasen aparatos que hasta ahora no lo hacían.

Ventajas de la eSIM

Para empezar, gracias a la eSIM no tendremos que solicitar ninguna tarjeta cuando demos de alta un servicio o hagamos una portabilidad.

Además, no tendremos que solicitar la multiSIM cuando tengamos que usar varios dispositivos con el mismo contrato, porque la eSIM puede guardar diferentes perfiles de cada operador y cambiar a ellos rápidamente.

Por último, gracias a esta “tarjeta” virtual muchos dispositivos que hasta ahora no podían dotarse de conexión podrán hacerlo. Dispositivos pequeños como el iwatch, por ejemplo, para el cual el uso de una tarjeta real implicaría un cambio necesario en sus dimensiones, podrá ahora tener su propia conexión sin necesidad de este espacio adicional, conservando su tamaño.

 

En realidad, esta tecnología ya se usa en otros dispositivos, como algunos modelos de iPad y hace tiempo que Apple ya intentaba sacar al mercado un iPhone con ella. Pero las operadoras no estaban preparadas para este cambio, así que pararon el proceso. Evidentemente, una eSIM supone dar al usuario más libertad a la hora de cambiar de operador, sin tener que esperar, o solicitar el cambio a través de las pequeñas franquicias que las compañías tienen, y esto no les gustaba demasiado. Ahora parece que vivimos otro momento, en el que su modelo de negocio se va adaptando a los nuevos tiempos con mayor rapidez, y a finales de este año podremos ver el cambio de tarjeta en el iPhone 7.

 

¿Qué os parece esta evolución? ¿La consideráis positiva o negativa? Si no os gusta mucho no os preocupéis, porque podréis seguir utilizando vuestro actual iPhone si lo traéis a reparar a iPhoneHospital. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.